"Marafariña" y la tragedia gallega

Portada de Marafariña

No sé si a vosotras también os pasa: cuando estáis en la cama, las ideas parecen ordenarse por fin y consigues la clave que has estado persiguiendo durante el día. Bien, pues eso lleva pasándome durante varios días cuando me planteo escribir sobre “Marafariña“, la novela escrita por Miriam Beizana Vigo.

Y es que no sé por dónde empezar. Tengo tanto que decir y tan bueno, que no quiero dejarme nada en el tintero. Como siempre, evitaré spoilers, aunque sí tengo que desmenuzar algunos aspectos de la historia.

Es una novela extensa que yo personalmente no englobaría dentro de lo que conocemos como “chick lit” (donde sí podemos encuadrar muchas de las historias lésbicas noveladas). Y no lo haría porque trata toda una serie de temas que normalmente no se trabajan, y menos con la profundidad con la que lo hace Miriam, en la literatura “chick“.

Uno de los temas que trata y que, personalmente, fue el anzuelo que me enganchó fue la muerte que una de las protagonistas sufre de uno de sus progenitores. Su sufrimiento, su duelo, sus recuerdos,… todo eso me resultaba familiar. Inevitablemente hubo recuerdos que se agolparon en mi mente, recuerdos duros pero que ahí siguen. Y forman parte de mí, así que está bien que de vez en cuando lo recuerde. En este caso, “Marafariña” me ha hecho viajar a ese lugar del pasado.

Otro punto que toca y que me resulta también muy interesante es la religión. En primer lugar, me interesa porque habla concretamente de los Testigos de Jehová. Una secta de la que todos hemos oído hablar pero, al menos yo, personalmente no conocía muchos detalles. Y me ha gustado poder conocer más de esta congregación. Y, en segundo lugar, me parece interesante porque creo que, la mayoría de los homosexuales hemos tenido en algún momento que “hacer frente” a la religión. Así que ver cómo las protagonistas se enfrentan a la religión, cada una desde su punto vital, me ha parecido todo un acierto.

Y, por último, la relación de las protagonistas. Me ha gustado ver cómo evolucionan. Juntas y por separado. Cómo van madurando a medida que avanzan las páginas. Y es que, sin duda, la profundidad de los personajes es otra de las características de esta novela. Tanto las principales como los secundarios, todos ellos estaban perfectamente construidos. Y sorprende ver esta madurez en una escritora que no ha llegado a los 30 años. Podemos ver esa madurez en todo: en, como decía, la construcción de los personajes, la evolución de la historia, cómo todo está perfectamente encajado… La historia discurría ante mis ojos como una película.

Como dije, es una novela extensa. Sin embargo, no sería capaz de quitar ni un párrafo. En resumen: me ha encantado.

Si hay algo que le pueda reprochar a la autora es el ser gallega hasta la médula. Y si nos hacemos, a lo largo de la novela (y, sobre todo, en las intensas páginas finales) una pregunta, esta se queda sin contestar. 😉 Pero se anuncia segunda parte.

No dejes de escribir, Miriam.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: